Cuando Dios guarda silencio

Hay momento que Su palabra nos impulsa a hacer lo imposible posible, lo ordinario extraordinario, lo inusual usual. Sin embargo, hay otros momentos que Dios calla y espera la reacción natural de lo aprendido, del adiestramiento recibido. La obediencia y la ejecución de Su palabra pese a nuestro gusto, o parecer.

Son esos momentos en que nos encaminamos al lugar indicado y señalado por Dios.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: