Mi verdadero entusiasmo

Mi mayor entusiasmo no está en la herencia que pueda tener:  

Pídeme, y como herencia te entregaré las naciones;

Ni en las posesiones que haya logrado:

¡tuyos serán los confines de la tierra!

El verdadero entusiasmo que puedo tener está en la posición que tengo ante Dios.

«Tú eres mi hijo», me ha dicho;
«hoy mismo te he engendrado.
Salmos 2:7-8 (Nueva Versión Internacional)

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: