No se detuvo a conocerla

blog_10segundos.jpg

Fin de año, y a un paso para uno nuevo. Y hoy es una buena oportunidad para recobrar nuevos aires para entrar más ligeros al 2008. 

… Y saliendo fuera, lloró amargamente.
Mateo 26:75 (Reina-Valera 1960)
 

Ay quienes cometen algunos errores en la vida, en cambio otros los cometemos todos. Y el primer error común es creer que Dios no te puede perdonar, más cuando has residido en la misma falta. Son momentos cuando regresamos a nuestra barca de pesca llamada resignación. Pedro lo hizo, y si me dejas contarte una intimidad, también yo lo he hecho.  

Cuando Jesús es arrestado y llevado para ser juzgado, Pedro se encuentra ante una encrucijada, que era; Morir con su salvador o dar un paso atrás. Y ante la presión de la multitud opta por la segunda opción; Y sin pensarlo dos veces niega cualquier relación que haya tenido con su Maestro ante todos aquellos que lo oprimían y acosaban. Rapidamente el peso de la falta y la verguenza cae sobre él y lo aplasta, dejándolo por los suelos con un fuerte Knock-out de culpa.

Es en ese momento cuando está en la lona, que Pedro se aproxima al dador de la gracia. Y pareciera que aquí, terminara todo. Pero la historia tiene reservado capítulos que a menudo nosotros también contribuimos agregando nuevas líneas en ellos con la misma actitud de culpa y resignación. Pensamos que lo hecho es demasiado grande como para dejarlo así, solo en una oración. 

Los Diez segundos de gracia.
¿Qué fue lo que fallo? El levantarse tan pronto antes que el referí comenzara a contar los diez segundos de gracia para recuperarse, aniquilo todo plan y aspiración para el campeonato. Pedro, se puso de pie demasiado rápido; no dejo que Dios siguiera tratando con él. Se encontró con la Gracia, pero no se detuvo a conocerla. 

Pedro salió corriendo y dejó atrás una gran lección. Hay secretos que aprender en esos momentos de fracaso. Es en ese lugar, que puedes dar un nuevo rumbo a tu vida si te detienes por un momento. Son esos diez segundos que pueden reforzarte aumentando mayor contundencia para terminar la pelea que está en pleno curso.

Esa oportunidad Pedro la paso por alto; la levantada repentina muchas veces es para mostrar que nada paso sin dejar que verdaderamente algo ocurra en nuestras vidas. Mas Dios siempre persiste y muestra su amor para con nosotros. Siempre busca la oportunidad y la forma de acercarnos esa lección. 

La barca: Lugar de lamentación. Etapa de lloro. De conformismo. Desilusión. Fracaso Decepción. Frustración. Jesús lo sabe, por eso nos va a buscar. 

Pedro se encontró con la Gracia pero no se detuvo a conocerla. Por esa razón, Dios tiene que irlo a buscar. Tiene que devolverle su identidad perdida. Reenfocarle su llamado, un campeonato que disputar y ganar. 

En lo personal, aprendí la gran lección como también Pedro. Y creo yo, que tú también puedes hacer un cambio para este nuevo año 2008.


Dios dice sáciate de mi gracia. Calma esa sed que atormenta tu alma y bebe todo de mi perdón. Diez segundos pueden hacer mucho el resto de la pelea. 

Y dicho esto, añadió: Sígueme.
Juan 21:19 (Reina-Valera 1960)
Jesús dice, sígueme.
Donde ponga el puño, ponlo tú también. Vamos juntos acabar a nuestro contrincante.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: