Una causa escrita

blog_cruz.jpg

Me sorprende las narraciones de Mateo, Marcos, Juan y Lucas sobre la crucifixión de Jesús.

Los tres mencionan los sucesos que se desenvuelven en torno a este acontecimiento: Sorteo de vestiduras, burla de curiosos y soldados, desafíos por parte del sector religioso y dos ladrones colgados que se unen al marco histórico, y tal vez esto último, es lo que me sorprende más.

 Ladrones que murmuran y retan a quien está colgado en medio de ellos. Estos dos insultan, se mofan, se dirigen con comentarios  hostiles y sarcásticos. Y es precisamente en estos momentos tan intensos, que ocurre  de manera sorprendente algo que cambio el curso de la historia. El ladrón que está colgado a mano derecha deja de ser parte de la afrenta retrocediendo y renunciando a todo ataque contra Jesús. Mateo y Marcos no lo mencionan así, sin embargo, Juan y Lucas se percatan del hecho.

Y es que mientras el ladrón de la izquierda sigue lanzando un ataque abrumador, es este otro ladrón, que da un paso hacia atrás. ¿El motivo?  Tal vez sean lo que Juan y Lucas escriben más detalladamente. 

Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él
Mateo 27:44

El Cristo, Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos. También los que estaban crucificados con él le injuriaban.
Marcos 15:32

Escribió también Pilatos un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.
Juan 19:19

Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
Lucas 23:41-42
 

Hay quienes mueren y su causa está escrita en sus lapidas, loables o no, están ahí. Este ladrón tenia su propia causa escrita por su muerte. Un letrero colgaba de su cruz que marcaba el estilo de vida vivido por este sujeto. Tal vez, algo tan simple como una frase como esta: “Fue un Ladrón”.  

En cambio, Pilatos no encontró alguna acusación contra Jesús, es más, no encontró la razón de su muerte. Solo decide escribir estas ultimas siglas en la tabla del madero pese a toda disconformidad del sector religioso. “Rey de los Judíos”. 
¿Acaso fue este letrero que despejo la curiosidad del ladrón?, ¿Fue este mensaje que lo puso a discurrir?  
Lo que sí puedo afirmar, es que: Comparar ambas causas lo delataron. Y al final reconoció quién estaba colgado en medio de ellos. 


Un mensaje escrito en tres idiomas, Un Rey colgado de una cruz, el ladrón que percibe el mensaje y el paraíso ofrecido por reconocer Su reino. 


Una causa escrita siempre afectará la vida de otros.
¿Estás escribiendo la tuya?

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: