La invasión

la_invacion2.jpg
Tenemos que aprender a reformar el método de cómo hacer una “invasión”. Me encuentro a menudo con “súper conquistadores cavernícolas“, que piensan que agritos y amenazas están promoviendo un mensaje de amor, gracia y verdad, y que por resultado, “ellos” (los inconversos) vendrán conmovidos al evangelio.

Pero nada más lejos de la realidad es ese método obsoleto, que en lugar de atráelos los espanta por kilómetros. Es necesario la preparación constante a nuestra generación de cómo hacer una invasión congruente. Enséñales a volver hacer la obra misionera o “el tener una misión puntual” al puro estilo de James Bond.

No es necesario dejar el continente americano he ir rumbo al continente africano para hacer una obra misionera. Desde ahora podemos dejar aquellas comodidades y aquí hacer nuestra obra misionera.

No es necesario introducirnos por aldeas desconocidas y peligrosas cuando ha diario nos encontramos en zonas de alto peligro y personas con gran necesidad en la vida.

Ingresar a sus aldeas, convivir con ellos, aprender de su cultura y lenguaje eso nos aterroriza y paraliza. Preferimos que ellos vengan por si solos y que nos ahorren el sacrificio de echar a nuestros lomos esta obra misionera.

Y es que esta civilización deteriorada la podemos ver por todas partes. Sus costumbres, ideas y cultura están marcadas por aquellos medios de comunicación que la ha controlando y colonizado, estropeando muchas veces, el acceso a ellos. Y el cambio, no consiste en recolonizar a esta civilización adaptándola a nuestra “cultura evangélica”. Sino, en introducirnos hasta lo más profundo pasando por alto la indiferencia y el rechazo, que muchas veces son las secuelas de estos “súper conquistadores cavernícolas“.

Es necesario ingresar hasta lo más remoto de sus territorios pasando por alto la diferencia culturales e idiomáticas y llegar hasta el punto de poder ser una influencia positiva en la vida de todos ellos. Tal como fue el caso de cada uno de nuestros modelos que con eficacia lograron hacer un cambio significativo a sus generaciones. Mártires de la Fe.

Esa es nuestra misión heroica, hacer un cambio demoledor en una cultura olvidada por muchos otros.
Uno a uno, persona a persona.

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: